“Vida y muerte de un coleccionista de discos”. El sucio vicio del vinilo.

Cortometraje en Super 8 de Pedro Temboury sobre la adicción de un joven a los vinilos y el rock and roll, ¿qué sera capaz de hacer para mantener viva su colección de vinilos?

Vida y muerte de un coleccionista de discos from Pedro Temboury on Vimeo.

Niñez Bizarra: La Pandilla Basura

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Momento de regresión extrasensorial a los lejanos 80. ¿Os acordáis de la Garbage Pail Kids? Si os digo La Pandilla Basura seguro que sí. Qué bonito recuerdo tengo de esa colección de cromos bizarros que hicieron las delicias en nuestra infancia.

Para saber un poco más de la historia de estos entrañables y asquerosos personajillos tiro de Wiki y resumiendo un poco os cuento que estos cromos nacieron en el año 1985 por la empresa Topps y su creador fue el dibujante John Pound. Aquí os dejo el enlace a su página http://www.poundart.com/gpk/index.html donde podéis ver rarezas como a The Ramones basurizados .

Estos personajes surgieron aprovechando el tirón de popularidad que en esa época tenían las por aquí llamadas “muñecas repollo”, o como me gusta llamarlas a mi “muñecas chochona”. Fueron como una parodia extrema de estas populares muñecas. A raíz de alcanzar gran popularidad la empresa creadora de las “chochonas” demandó a Topps y como consecuencia tuvieron que realizar algunos cambios físicos de los asquerosetes pero molones personajes . Tuvieron tanto éxito que se llegaron a crear hasta 15 series de cromos que estaban presentes en América, Europa, Asia y Oceanía. Incluso se llegó a hacer una película basada en los cromos, malísima y sin pies ni cabeza, pero ideal para una tarde entre amigos de cerveza y cannabis , ya me entendéis, bizarrismo fino. En 2012 se anunció que se estaba produciendo una nueva película basada en estos cromos, pero a día de hoy seguimos a la espera de nuevas noticias.

Los cromos, como recordaréis, eran una galería bizarro-infantil de auto-mutilaciones, desmembramientos, despellejamientos, mocos, babas, vómitos, sangre, vísceras y de mas casquería en general. Las sórdidas imágenes iban acompañadas de nombres graciosos, unas veces haciendo un juego de palabras y otras rimando el nombre con el apellido haciendo bizarros pareados. Esto, sin duda alguna, aportaba un valor añadido al cromo, recordemos algunos de los inolvidables nombres, “ME DERITO ANTOÑITO”, “SOPLANDO ARMANDO”, “LA FINA SABRINA, o “FIGURIN CRISPIN” , entre otros de un total de 622 personajes grotescos.

Eran tan macabros como asquerosos, pero a los chicos y chicas de aquella época nos tenían encantados, a mí me encantaban y me sigue encantando. Y por lo que se ve no sólo a mí porque hoy en día solo hay que ver en la red como se sigue haciendo coleccionismo e intercambio de estos cromos, incluso hay discípulos que crean nuevas criaturas recogidas en Frigoexpo2012, la exposición colectiva sobre “La Pandilla Basura”.

Paradójicamente, hoy en día estos cromos serían algo impensable en nuestra sociedad dada nuestra hipócrita sobre-protección a la infancia. Algo similar sucedería con programas de aquellos tiempos como La Bola de Cristal. ¡Viva la doble moral!. Yo me crié con estas “buenas mierdas” y a parte de que a veces me dan unas ganas irremediables de acabar con todos los que nos gobiernan de una u otra manera a golpe de …, soy un tío de lo más normal, nunca me tiré del balcón creyendo que era Superman, como más de un caso por aquella época, aunque bueno igual fue debido a que vivía en un bajo.