“Journey to Plastic Beach ”. El tercer asalto de Gorillaz

El bajista y líder del grupo virtual Gorillaz nos cuenta su retiro a Plastic Beach, un pedazo enorme de plástico podrido que convierte en su palacio, y de cómo planeó el tercer álbum de la banda.

Anuncios

Blue Demon Vs Apoa

Misterioso, es así como definiría a mi próximo contrincante dialéctico. Comprometido social y políticamente, su vena reivindicativa es su seña de identidad. Él es Fernando Apoa, cantante y letrista aragonés, afincado y uno más en Euskal Herria desde hace muchos años. A sus espaldas una larga trayectoria musical al frente de bandas como El Corazón del Sapo, Kuraia, Matxura y Estricalla, con éste último acaban de presentar su último trabajo, Triple Asalto Mortal.

 Round 4: Blue Demon Vs Apoa

 ¿Qué te sugiere el término Bizarro?

Lo primero que me viene a la cabeza es una pareja follando en un sofá de skay marrón en el salón de casa. Lo que me sugiere es algo con connotaciones sexuales, extrañas, ocultas, de trastienda…

Fieles a la definición de raro y extraño, que es a la que nos ajustamos en este número, ¿cuál dirías que es tu aspecto más bizarro?

Me estas pidiendo que me desnude de alguna manera, por lo tanto, yo creo que mi aspecto más bizarro puede ser que me cuesta destaparme, que no desvelo mis aspectos más bizarros.

¿Qué personaje real o de ficción te parece que encaja en el concepto de bizarro?

Yo creo que cualquier personaje público y ahora que está muy en voga, cualquier personalidad política, cualquier ministro me resulta muy bizarro, con esas calvas, esos trajes. Me los imagino en casa levantándose de la cama, acostándose en la cama, dejando la chaqueta y la corbata en el corbatero, estos personajes me dan ese aire bizarro, esas reminiscencias al pasado. Los ministros me dan ese aire, raro, bizarro, rancio, oculto, con olor a naftalina…

Teniendo en cuenta que el término Bizarro tiene muchas connotaciones, ¿encuentras alguna diferencia entre extravagante y bizarro? ¿Cuál?

Es distinto, bizarro lo veo como más oculto, más oscuro, en cambio, extravagante lo veo como más estrambótico, exhibicionista…

Alguna vez te habrás encontrado en alguna situación rara y un tanto pintoresca, dinos cuál ha sido para ti la más bizarra de todas.

En el talego, en la cárcel de Zaragoza, estábamos encarcelados por la insumisión y me acuerdo que un día al salir de la celda iba hacia el comedor y me vinieron dos funcionarios para hacerme un cacheo integral. Me llevaron a una habitación tuve que desnudarme y me hicieron poner de cuclillas, se pusieron los guantes y me miraron el ano, los bajos…eso me parece bastante bizarro y encima me quedé sin comer.

En el terreno socio-político actual, en tu opinión, ¿cuál es la situación más bizarra? ¿ Por qué?

A nivel estatal y a nivel nacional, aquí en Euskal Herria, el clima político actual es en sí muy bizarro, paranoico y de involución. Yo lo recuerdo de adolescente y de joven de otra manera, ahora estamos inmersos en un obligado proceso de involución político y social, especialmente desde el Gobierno de Aznar, y más concretamente, desde la segunda legislatura, que se extiende hasta nuestros días. Aquí, en Euskal Herria, es menor pero a nivel estatal es increíble.

Tu trayectoria profesional, como vocalista y letrista, está marcada por ser un músico muy reivindicativo, ¿la música para ti es una vía de lucha y de denuncia socio-política?

Lo que he hecho en la músico no lo veo como una carrera profesional porque nunca he entendido la músico como una profesión o una vía para ganarme la vida. Yo llegué a la música o a formar parte de una banda musical desde el compromiso político. Desde muy joven adquirí un compromiso social y político en determinadas luchas como podían ser la insumisión, el antifascismo así como otro tipo de luchas y desde esa militancia y compromiso dí el paso, como mucha otra gente, a lo musical. Cuando decidimos formar El corazón del sapo nuestra pretensión era de alguna manera transmitir las ideas que teníamos a través de la música. Desde entonces hasta ahora he encadenado un proyecto con otro. Empecé con Corazón de sapo, sacamos disco y nos empezaron a llamar y no paramos de tocar, cuando se acabó nació Kuraia y más de los mismo, fue acabar y empezar con Estricalla y Matxura. Lo que quiero decir es que nunca he hecho planes o he diseñado una carrera a largo plazo, los pasos se van improvisando como en la vida, de un salto a otro. Sobretodo con la motivación principal que es cambiar las cosas y de ayudar a la gente que está luchando para que las cosas cambien y animar a la gente a luchar. Independientemente del estilo musical, sea hardcore, sea punk, rock….ese es el motor principla para mi.

Tu estilo musical ha evolucionado desde tus comienzos hasta ahora, ¿ha sido una necesidad creativa o la misma trayectoria profesional te ha llevado a tocar diferentes estilos?

La vida te va llevando, es un proceso evolutivo. De alguna manera, en cada momento lo que estas haciendo es un reflejo de tu vida o tu entorno personal. Cuando era más txiki escuchaba hardcore o punk y en el entorno que nos movíamos nos dio para montar El Corazon de Sapo, luego evolucionas y empiezas a escuchar además de hardcore grupos de punkrock, stoner … ahí montamos Kuraia. Ahora estoy en un momento personal y musical que estoy viendo como que todas esas influencias se están concentrando y las recojo en Matxura y Estricalla. Yo cuando cumplo una etapa tengo la necesidad de cerrar esa etapa, y pasar a otra, cuando estaba con Kuraia se acercaba mucha gente diciéndome a ver si volvía El Corazón de Sapo, con Estricalla que volviera Kuraia y con Matxura a ver cuando tocaba con Estricalla. Son etapas que hay que hacerlas, cerrarlas y lo demás es estirar el chicle, podía haber seguido con proyectos del pasado haciendo lo mismo pero llega un momento que la cosa se agota y me surge la necesidad de dar un salto como el que ahora vamos a dar con Estricalla, un Triple Asalto Mortal (nombre del nuevo disco de Estrialla), arriesgarme y darme una hostia si es necesario. Es preferible eso en vez de tener la seguridad de hacer lo que ya sabes que va a funcionar. Ahora bien, entiendo que haya gente que lo haga porque está a gusto con su grupo de toda la vida, yo no puedo seguir cantando las mismas canciones de hace quince años porque para mí pierde el sentido.

Estas inmerso en varios proyectos musicales, ahora estás de rigorosa actualidad ya que con Estricalla sacáis nuevo disco, ¿ qué es lo que se van a encontrar vuestros seguidores?

Eso de rabiosa actualidad…nunca me he considerado un personaje público ni me gusta, a mi gusta moverme en mi entorno más familiar y social más próximo porque se me valora más por la persona que por el personaje.

estricallaaaa

El nuevo disco se llama Triple Asalto Mortal, es triple porque es el tercer disco de Estricalla, un asalto porque es un un asalto en todo regla, es un ataque en estos momentos de pasividad general y vital, y mortal porque hay riesgo de muerte. Cuando nos planteamos este disco decidimos cambiar la casa de arriba abajo, hacer algo que no se esperase la gente, es un disco totalmente distinto, la estética, las canciones, el estilo… es hardcore, es cañero sí. Está hecho con los mismo elementos pero cocinados de otra manera. Hay terrenos o sonidos que nunca nos hubiéramos planteado tocar pero que hemos introducido, se podría decir que de alguna manera hemos roto con nuestras propias barreras.

Una de las grandes sorpresas del disco es la participación de Jello Biafra, cantante de Dead Kennedys, ¿cómo surgió está colaboración?

Todo surgió cuando nosotros tocamos en el 2009, creo que fue, en el Kafe Antzoki de Bilbo, con Jello Biafra & Guantanamo School of Medicine, su nueva banda. En el concierto tocábamos una canción de un grupo australiano y cuando estábamos en el escenario tocando esa canción yo de repente oí que alguien estaba cantándola, miré a la derecha y pensé: “Quién es este puto personaje…” terminado el concierto este mismo tipo se me acercó, me felicitó y me dijo en inglés que eramos la jodido mejor banda con la que había tocado en toda la gira, yo le miraba y era un tío pequeño, ya mayorcete, desaliñado y de repente se presentó, “I´m Jello Biafra”. Y yo: ¡Hostia Biafra!, yo que he sido fan de Dead Kenedys de toda la vida que le he seguido en sus colaboraciones, que ha sido un referente para mi no le había reconocido acostumbrado a verlo en los vídeos de hace 25 años no le reconocí y claro no sabía qué decirle y lo único que me salió fue: “Soy Fernando, recuerda que esto no es España, esto no es Francia, esto es Euskal Herria”. Y ya en el camerino me vino antes de salir y me dijo que quería decir algo en euskera y le apunté: Euskal Herria askatuta; Euskal presoak Euskal Herrira…;

Acabado el concierto, su manager nos pidió un disco y una camiseta, ahí comenzó todo y hemos mantenido el contacto. El año pasado volvimos a tocar juntos, esta vez en Gasteiz, y para entonces ya habíamos entablado contacto para que nos grabara una canción, le mandamos la música con el título y mi parte cantada en aragonés y él nos envió la suya, una parte cantada y otra parte es un speech de 3 minutos del tío criticando a Obama, Franco, la falta de libertad de los vascos…. La canción se llama El verdadero terrorista y sus mil y una armas de destrucción masiva.

Mucho se habla de que la música está pasando por un mal momento, ¿es la autofinanciación la solución para muchas bandas?

Yo creo que hay una crisis general de todo, de valores, económica…y por supuesto la industria música no es ajena a este hecho. Al igual que hubo una burbuja inmobiliaria, en la música ha sucedido algo parecido, los precios de los discos eran desorbitados, los caches eran desproporcionados, y esto ha llevado a que esta burbuja explote y ahora estemos en una situación más real, todo se está poniendo todo en su precio justo. Ahora bien, como en la vida, dada la crisis general que nos rodea, si los ricos son más ricos y los pobres más pobres, en la industria musical se ha dado la misma situación. Nosotros apostamos por la autofinanciación que básicamente es currar y ahorrar para poder pagar el disco. En ocasiones, nos han ofrecido financiar nuestros discos, pero sería incongruente dada la posición y lo que reivindicamos, ser fieles con lo que hacemos y decimos. Hoy en día, la autofinanciación no es la única salida pero es una alternativa a tener en cuenta.

Para terminar, dinos la frase más Bizarra de una de tus letras…

Cuando estábamos con el tercer grado, por el día grabábamos el tercer disco de los Sapos y por la noche íbamos a la cárcel a dormir, una noche un compañero nuestro Enrique Zubillaga,Kike Mur, murió e hicimos la canción de Matarifes, que dice así: “Matarifes carceleros que un mal trago os engulla el alma y queme el corazón, como no reconocer en ti a un asesino si en tus ojos solo hay oscuridad”.