“El hombre feliz”. La infidelidad de la felicidad.

En este cortometraje de animación de Axel Arnaud nos narra la retorcida historia de la infelicidad de ser feliz.
Una irónica crítica sobre busca de felicidad del ser humano en la sociedad de estos tiempos.

Anuncios

Basura , Recauchute y Futuro.

A decir verdad la palabra de este número así de primeras no me dice nada muy positivo, es más, lo relaciono con lo sintético, como el mar blanco parcelado de Almería, con la basura y contaminación de la isla de mierda flotante en el Pacifico, con la casa de un enfermo de síndrome de Diogenes y con artículos de baja gama y calidad. Y sí por qué no decirlo, también lo relaciono con mis queridos bazares chinos, de los que ya hablé en otro número de Strangis, con sexo artificial de muñecas, muñecos y hasta ovejas hinchables, con vaginas en lata y penes de goma, con los chándals de táctel que con tan buena percha lucían los yonkis de los años 80s y 90s o con la cirugía estética de famosos sobrerecauchutados que dan grima. Todo esto lo asocio al Plástico, tema de este Strangis número cinco, evitando la rima fácil con el número.

plasticocollagefihnal

Recuerdo América 3000, película casposilla y postapocalíptica sobre la lucha de sexos de estética al estilo de Mad Max pero mas cutre, donde la humanidad en el futuro tiene un idioma un tanto especial en el que denominan “plástico” a algo que es malo, chungo, vamos que es una mierda, y “plástico guay” a algo que es bueno, que mola. Así, dicho esto, tengo que decir que a pesar de las connotaciones negativas que me sugiere el tema, tendré que hablar también de su lado bueno, que lo tiene. Por lo tanto, el lado bueno de este material para mi sería el arte plástico, y ahondando aún más, la plastilina con la que muchos hicimos nuestros primeros pinitos creativos como escultores, sí ya sé que algún escatológico por ahí empezó con otros materiales mas orgánicos, pero el resto de los mortales comenzamos, y muchos terminamos, siendo escultores de plastilina.

Y mezclando todo, están los artistas plásticos que hacen esculturas a partir de desechos plásticos de basuras, que están operados con cirugía plástica, y visten chándal de táctel, vamos, en definitiva unos retorcidos plastiqueros de oveja hinchable.

A pesar de todo lo dicho anteriormente, la verdad es que, indiscutiblemente el plástico forma parte de nuestras vidas, vivimos en un mundo plastificado. El plástico está implantado y asentado en nuestro día a día en objetos que utilizamos diariamente, como en las bolsas con las que hacemos la compra, las botellas con las que bebemos, los aparatos con los que escuchamos música, complementos de ropa, incluso nos vestimos con objetos de plástico, y así podría seguir enumerando objetos y cosas hechas de plástico que nos acompañan en nuestra vida cotidiana.

bolsa-plastico

Pero, ¿quién sabe? Quizás en un millar de años aproximadamente, si la humanidad todavía existe y no ha sido envenenada por el plástico que produce ahora, puede pasar que el plástico haya sido ya olvidado y sustituido por otro material menos nocivo. En este caso, ya puestos a suponer, se puede dar la inverosímil situación que haya gente que se dedique a desenterrar vestigios plásticos cual arqueólogo de civilizaciones perdidas, y los objetos plásticos se expongan en vitrinas de museos como fósiles de dinosaurios. Como por ejemplo, me imagino un bote de Actimel con una leyenda al lado que diga…

actimel

Histrión de Albañal

Bizarradas del ayer

 Os presentamos una galería de fotos de auténticas rarezas, unas son antiguas y otras no lo son tanto.Un repaso por el lado más bizarro del ayer.

Así que, prepárate para esta selección de imágenes curiosas, extrañas, divertidas y macabras, que más de una dejaría al mismísimo Iker Jiménez con el ojete torcido.

Gente bizarra. ¿Decadentes o visionarios?

Os traemos un elenco de gente realmente bizarra en un sentido u otro.

Navegando por lo más profundo y oscuro de la red, hemos hecho una selección de diversas fuentes para presentarte esta recopilación de joyitas, ¿gente realmente decadente o visionarios adelantados a su tiempo?

Se trata de un variado y bizarro recorrido de exploración de la naturaleza del ser humano.

Coge aire y prepárate para recibir sentimientos encontrados de humor y grima.

Niñez Bizarra: La Pandilla Basura

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Momento de regresión extrasensorial a los lejanos 80. ¿Os acordáis de la Garbage Pail Kids? Si os digo La Pandilla Basura seguro que sí. Qué bonito recuerdo tengo de esa colección de cromos bizarros que hicieron las delicias en nuestra infancia.

Para saber un poco más de la historia de estos entrañables y asquerosos personajillos tiro de Wiki y resumiendo un poco os cuento que estos cromos nacieron en el año 1985 por la empresa Topps y su creador fue el dibujante John Pound. Aquí os dejo el enlace a su página http://www.poundart.com/gpk/index.html donde podéis ver rarezas como a The Ramones basurizados .

Estos personajes surgieron aprovechando el tirón de popularidad que en esa época tenían las por aquí llamadas “muñecas repollo”, o como me gusta llamarlas a mi “muñecas chochona”. Fueron como una parodia extrema de estas populares muñecas. A raíz de alcanzar gran popularidad la empresa creadora de las “chochonas” demandó a Topps y como consecuencia tuvieron que realizar algunos cambios físicos de los asquerosetes pero molones personajes . Tuvieron tanto éxito que se llegaron a crear hasta 15 series de cromos que estaban presentes en América, Europa, Asia y Oceanía. Incluso se llegó a hacer una película basada en los cromos, malísima y sin pies ni cabeza, pero ideal para una tarde entre amigos de cerveza y cannabis , ya me entendéis, bizarrismo fino. En 2012 se anunció que se estaba produciendo una nueva película basada en estos cromos, pero a día de hoy seguimos a la espera de nuevas noticias.

Los cromos, como recordaréis, eran una galería bizarro-infantil de auto-mutilaciones, desmembramientos, despellejamientos, mocos, babas, vómitos, sangre, vísceras y de mas casquería en general. Las sórdidas imágenes iban acompañadas de nombres graciosos, unas veces haciendo un juego de palabras y otras rimando el nombre con el apellido haciendo bizarros pareados. Esto, sin duda alguna, aportaba un valor añadido al cromo, recordemos algunos de los inolvidables nombres, “ME DERITO ANTOÑITO”, “SOPLANDO ARMANDO”, “LA FINA SABRINA, o “FIGURIN CRISPIN” , entre otros de un total de 622 personajes grotescos.

Eran tan macabros como asquerosos, pero a los chicos y chicas de aquella época nos tenían encantados, a mí me encantaban y me sigue encantando. Y por lo que se ve no sólo a mí porque hoy en día solo hay que ver en la red como se sigue haciendo coleccionismo e intercambio de estos cromos, incluso hay discípulos que crean nuevas criaturas recogidas en Frigoexpo2012, la exposición colectiva sobre “La Pandilla Basura”.

Paradójicamente, hoy en día estos cromos serían algo impensable en nuestra sociedad dada nuestra hipócrita sobre-protección a la infancia. Algo similar sucedería con programas de aquellos tiempos como La Bola de Cristal. ¡Viva la doble moral!. Yo me crié con estas “buenas mierdas” y a parte de que a veces me dan unas ganas irremediables de acabar con todos los que nos gobiernan de una u otra manera a golpe de …, soy un tío de lo más normal, nunca me tiré del balcón creyendo que era Superman, como más de un caso por aquella época, aunque bueno igual fue debido a que vivía en un bajo.

El monstruo normal

Me contó un estudiante que hoy lo bizarro es bizarro. El mundo se volvió del revés en algún momento antes de que naciéramos. Y es que, en el universo, lo único normal es la anormalidad. Es por eso que me preocupo mucho cuando escucho a nuestro presidente soltar su frasecita. Me refiero a cuando dice que su “gobierno se preocupa de lo que se preocupa la gente normal”. Así que, si tú tienes una inquietud política que no se contempla en el programa del partido, eres un anormal y tu opinión no merece consideración.

57354_compraventaartedigital-280x186

¿Y quién es normal?¿Tú?¿Yo?¿Los Inuits? Hay gente que construye sus casas con mierda y no ven nada extraño en ello. La gente normal no existe, todos hacemos cosas que a otros les pueden resultar bizarradas. Si hubiera alguien tan normal que no pudiéramos advertir ninguna rareza en él, ese alguien sería raro por su normalidad. Y voy más allá, el término <<normal>> no significa absolutamente nada cuando dejamos de mirarnos el ombligo y echamos un vistazo a nuestro alrededor.

“Entonces, ¿a quién se refiere Mariano, para quien gobierna?” La respuesta es, señoras y señores, tachan-tachan… el mismo para el que el Corte Inglés hace sus anuncios. “¿Y ese quién es?¿Yo?” Pues no vas desencaminado. El engendro al que dirigen su atención es esa especie de Frankenstein teórico que nace al unir los resultados de los estudios de mercado. Un monstruo creado a partir de trozos de personas reales y deseos primarios, todo metido con calzador en un solo cuerpo. Un monstruo tomado como modelo deseable. No es que seas tú, es que van a intentar por todos los medios que quieras serlo. Para eso lo maquillan, lo disfrazan de normalito pero Franki es muy guapo, muy listo y muy alto. Además de follar mucho, cría a sus hijos a lo Supernanny y gana suficiente dinero como para comprarse un enorme coche a juego con sus atributos. “¡Joder, pues sí que quiero parecerme a él pero yo no tengo todo eso que has dicho!” No te preocupes que para eso está la publicidad. Cuando sientas un vacío en tu vida mira los anuncios, ellos te darán las respuestas que no sabias que estabas buscando. Dime que te apasiona y te diré como voy a sacarte dinero.

El mensaje es: consume para sentirte parte del grupo o para medrar en él, trabaja el resto de tu vida para pagar tus deudas y nosotros prometemos mantenerte con el agua al cuello. Ni más arriba ni más abajo, mientras no molestes mucho. Aunque no siempre cumplen sus promesas. ¡Qué bien hablaste, Evaristo, cuando dijiste que siempre te ofrecen algo nuevo que comprar! Esa es la clave. “¿El pájaro?” No, me refiero a otra canción, “Tengo una chica muy ye-ye” de la Polla. Las carencias sociales, espirituales y afectivas se suplen consumiendo de forma compulsiva. Relajan tu animo y acallan tu conciencia. Se encargan de que des beneficios y no molestes; y luego te mueres (y tus allegados pagan tu última factura). ¿Quién se encarga?¿Te estás poniendo “conspiranoico”? Ojala pudiéramos señalar a una persona o un grupo responsable, pegarles un tiro y que todo se encauzara como por arte de magia pero el chanchullo está mejor montado que eso. El problema está dentro de cada uno de nosotros y lo hemos mamado desde pequeñitos. El problema es esa pequeña parte de nosotros mismos que los estudios de mercado sacan a la luz. El problema es la persona normal que la inercia del mercado crea, la que quiere ser como Franki ¿Soy raro?

Bizarro y Bizarre, Resistente y Excéntrico

En este artículo vas a leer acerca de lo Bizarro y lo Bizarre. Sí, bizarro y bizarre, son dos cosas bien distintas, no significan lo mismo. Y por si alguien tiene dudas sobre el tema, basta decir que bizarro viene a decir ‘duro’, ‘resistente’, ‘valiente’….Y bizarre, que no es su contrario, se entiende como ‘raro’, excéntrico. Bizarre ante todo se relaciona con lo ‘friki”. Con lo friki y extraño. De todas formas ahora no vas a leer sobre la confusión que producen los términos, sino que, rizando todavía más el rizo, vas a leer sobre lo que se considera bizarro pero es bizarre y viceversa. Me explico:

El Heavy, el macarra de toda la vida, que compra una muñequera de 200 pinchos de 10 centímetros e incomprensiblemente se la pone no es una persona gallarda, bizarra… es una persona extravagante, un friki del Metal. Basa su vida en ese tipo de música, música por otra parte, si se sabe interpretar, de una fuerza tremenda y de una delicadeza sutil, y sólo vive por y para los grupos metaleros. Cree que forma parte de algo importante, resistente, de algo bizarro. ¡Pero es un friki que cree vivir en un videoclip! ¡Anhela encontrar a una rubia despampanante ataviada de cuero rojo y con buena delantera!

Otro ejemplo lo vemos en los denominados primeros fieles de tal o cual religión. Me refiero a esas personas que deciden vivir a la manera antigua, en muchos casos nos remontamos a los primeros siglos de nuestra era (siglos I y II d.C.). Son personas que basan su vida en un libro (leído e interpretado al pie de la letra) o en un autor iluminado. ¡Ojo! La Ciencia Moderna también se acepta cuando interesa y eso además de ser de muy bizarres/frikis también lo es de ser “mú espabilao”. Bien, estos hippies y fieles se comportan de una forma extrema, visten, comen y viven como hace 2000 años… ¡como si esos antepasados que dicen representar lo hiciesen en su día como se hacía a su vez hace 5000 ó 6000 años!

sofas-kitsch1

Lo bizarre, lo friki, es comportarse de esas formas, ¡formas externas! NO SON BIZARROS. El personaje duro es independiente, es idealista sí, pero no lo muestra tan a la ligera. No necesita la aprobación del resto. No se comporta de una forma externa sino interna. El bizarro hoy día es el idealista, el que es, o intenta ser fiel a sí mismo y a unos valores que no tienen precio. Como Strangis Fanzine, Bizarro en su cuarta edición.

Saludos,

Un Estudiante

La mentira, la prueba material de que la verdad debe estar en alguna parte, por ahí afuera…, ha existido siempre. No es exclusiva de nuestra especie, pero el ser humano la ha re-dimensionado y dignificado hasta convertirla en un pilar de la sociedad actual, mejor dicho, en el motor principal de la civilización. Falacias, camelos, trolas, engaños, tretas, triquiñuelas. Desde el “vete a la cama o te comerá el coco”, pasando por el “esto te lo arreglo yo en una sentada”, al “en este ataúd pasará la eternidad mucho más a gusto”, los bulos nos envuelven y nos acompañan desde que nacemos hasta que morimos.

Todo empezó cuando un antepasado pionero, al que llamaremos Pinochito, intento cobrar impuestos por primera vez. La idea le vino a la cabeza cuando vio a sus vecinos demasiado ociosos. Había que aprovechar esa energía desperdiciada y alentarlos a trabajar más tiempo. Sin perder un instante se acercó al que más cerca tenía y le dijo, “¿me darás durante el resto de tu vida el 21% de tu cosecha?”. Su demanda fue respondida con otra pregunta: “¿Qué me vas a comer el qué?”. Entonces, Pinochito desarrolló la primera Mentira Oficial. Trataba sobre el bien común y el deseo de los dioses de desarrollar la civilización y mandó a cincuenta tíos con garrotes a que se lo explicaran al vecino mencionado. El sistema funcionó satisfactoriamente. Las buenas intenciones y la palabra de Dios, parece que al final era mejor tener solo uno, eran rápidamente aceptadas siempre que estuvieran respaldadas por un buen par de hostias. Es cierto que hubo varias discusiones acerca de la superioridad de ciertas patrañas sobre otras: que si mi dios es mejor que el tuyo o mi rey más campechano, que si tu estructura familiar me la paso por ahí, que si tu frontera no esta donde debiera … En la práctica, sólo eran naderías que no hacían sino afianzar El Sistema Mundial de Embustes, se resolvieran en el sentido que se resolvieran y si no se resolvían pues…mejor. Pero empezaron a aparecer filósofos y científicos que ponían en tela de juicio La Mentira Oficial. Al principio fue fácil ocuparse de esos listillos según iban apareciendo y utilizar sus cadáveres empalados como ejemplo para los demás, pero poco a poco el trabajo les desbordó, cada día había más listillos y menos madera, y fue necesario retocar La Mentira para que no cantara tanto a la luz de la ciencia. Este proceso es conocido como las revoluciones burguesas y dieron paso a la democratización de La Mentira.

Gracias a los hombres y mujeres que en esa época lucharon y entregaron sus vidas por la causa. Gracias a esos valientes, hoy todos, independientemente de nuestra etnia, sexo, orientación sexual, nacionalidad, olor corporal, etc. Tenemos derecho a hacer creer a los demás la mentira que más nos convenga. Suena bien pero en realidad esto también es falso. No todos somos iguales. Algunos ciudadanos felices como yo, nacemos para contar las mentiras, para que todo sea como tiene que ser y que todo vaya como tiene que ir. Vosotros, los ciudadanos desgraciados, estáis aquí para tragar y os vamos a convencer de cualquier cosa ya sea mediante dialéctica, fe, violencia o lo que haga falta, ¡lo que sobran son medios y ganas!

El ciudadano feliz.